La fundación de San Juan Parangaricutiro se le atribuye a Fray Juan de San Miguel en un pequeño llano ubicado al Sur de Angahuan y al Este de Zirosto.

Durante el siglo XVII, los arrieros de San Juan impulsaron el comercio en medio de la tierra caliente y el frío de la meseta. Así fue como se convirtió en el núcleo vital más importante de esta región.



En 1831, San Juan Parangaricutiro es elevado de rango, ahora es municipio y cabecera del mismo. Treinta años más tarde comienza la desintegraciones de propiedades comunales para dar paso a la privatización de las tierras que se reforzaron duante la época del porfiriato.

En 1943 nace el volcán Paricutín y para el 7 de agosto del siguiente año desaparece el poblado de San Juan Parangaricutiro en medio de la lava del volcán más joven del mundo. La única edificación que sobrevivió fue la Iglesia de San Juan Parangaricutiro, que ahora se puede admirar en medio de la lava endurecida que dejó un mar de rocas negras a su alrededor.

La población se trasladó a 33 kilómetros del volcán llevando consigo la imagen del Señor de los Milagros. Tras trece días de travesía llegaron a la ex hacienda de los Conejos –ubicada a 8 Kms de Uruapan- y se establecieron en ese punto. Seis años después se les concedió el título de Municipio.