Del Monumento a los Mártires de Uruapan.

Su erección se había decretado en 1874 sin embargo quedó en el olvido, en 1887 Aristeo Mercado Diputado al Congreso de la Unión volvió a hacer gestiones para su ejecución y en 1890 el Ayuntamiento mismo de Uruapan pidió que se cumpliera la ley que decretaba su erección, propósito que toma sobre sí el ya entonces gobernador interino D. Aristeo Mercado urgiendo al Ministro de Comunicaciones General Manuel González Cosío y logrando que se hiciera el diseño y aprobara el costo de $10,368 para construirlo. El 21 de octubre de 1891 se puso por fin la primera piedra, terminándose en agosto del 1893. Su inauguración se programó para el 21 de octubre del mismo año en la esperanza de contar con la presencia de Don Porfirio Díaz y de su Secretario de Comunicaciones, pero ninguno de ellos asistió.

Tuvo que hacer la inauguración el  miso Aristeo Mercado ya entonces “dignísimo Gobernador” quien llega a la ciudad el día 20 acompañado de numerosa comitiva, la música de la guarnición de Morelia, repartió programas de las piezas que iban a ejecutar en las recepciones, serenatas, inauguración, audiciones de mañana y tarde con que se homenajeaba a los uruapenses, programa que firmaba el director de la banda Lorenzo Arguimbau.

Correspondió a Don Eduardo Ruíz pronunciar discurso histórico en que recordaba el fusilamiento de sus correligionarios y que transcribe en su “Historia de la guerra de intervención”. Para estas fechas contaba ya la ciudad con el “Teatro Juárez”, ubicado en la 1ª del Salto y 2° de la Paz (hoy 20 de noviembre y Madero) donde se celebró un banquete que siguió al acto cívico, allí lucieron su inspiración Juan de Dios Peza que en toda circunstancia era requerido para que declamara  algunos versos así como Don Joaquín Trejo.

Quedó al Ayuntamiento la encomienda de celebrar el aniversario año con año, lo que hasta nuestros días se ha venido cumpliendo con ejemplar asiduidad, gran pompa y honores.

__________________________________________________________________________

De Los Mártires de Uruapan.

Hacia las seis de la mañana de ese 21 de octubre de 1865 “empezó el movimiento de tropas y un poco antes de las siete eran sacados los sentenciados de la casa de la Sra. Iriarte, en el Portal Gutiérrez (ahora Carrillo) exactamente al costado sur del viejo Parián. Les quisieron vendar los ojos pero Arteaga pidió no, quería salir con la cabeza en alto y viendo de frente el sitio de su suplicio.  Dos filas de soldados hacían valla y ante el muro del viejo Parián que se hallaba donde ahora está la Pérgola Municipal, fueron colocados. Se formó el cuadro de fusilamiento, se dio la orden y… una descarga anunció a Uruapan, y el eco  a la nación, que el crimen estaba consumado” dice D. Eduardo Ruiz al referirse al cruel asesinato de estos héroes republicanos,  a los que recordamos con el glorioso nombre de “Mártires de Uruapan”:

General José Ma. Arteaga Magallanes (1827-1865) General de División, Gobernador y comandante General del Estado de Querétaro. Recibió el mando de la mejor brigada del ejército michoacano, conduciéndolo tan dignamente que por decreto el 22 de septiembre de 1859 se le concedió la ciudadanía del estado. Es fusilado el 22 de octubre de 1865 por el traidor Gral. Ramón Méndez.

General Carlos Salazar Ruiz (1839-1865). Nació en Matamoros Tamaulipas. En la Batalla del 5 de mayo se distinguió y obtuvo su ascenso a Coronel. En  San Luis Potosí el Presidente Juárez le dio el grado de General. Fue fusilado el 21 de octubre de 1865.

Coronel J. Jesús Díaz Ruíz (1822-1865). Nació en Paracho, Michoacán el 11 de febrero de 1822 en su tierra natal fue proclamado Coronel, muere fusilado junto a Arteaga Salazar y Villagómez.

Coronel Trinidad Villa Gómez (1837-1865). Nació en Valle de Santiago Guanajuato el 11 de mayo de 1837. A fines de 1859 tomó las armas contra los reaccionarios sentando plaza durante lo más álgido de la guerra de Reforma. En el ataque y toma de Uruapan obtuvo el grado de Coronel. Fusilado el 21 de octubre de 1865.

Capitán Juan González. Comandante llegó a Michoacán con la Guerrilla del Coronel Francisco Hernández en 1864. Nativo de Texcoco y fue fraile Mercedario del Convento de México, fue fusilado por patriota siendo sacerdote.


El fusilamiento, sin previo juicio, ocurre al amparo del decreto expedido por Maximiliano el 3 de octubre de 1865, para fusilar de inmediato a los que pertenecieran a bandas o reuniones armadas.

Los Mártires de Uruapan como liberales lucharon contra las fuerzas de la intervención francesa, que a mitad del siglo pasado pretendió imponer a México un gobierno monárquico. Así ellos y muchos más, no mencionados, cedieron sus vidas en la lucha por la defensa de sus ideales y sus principios más caros:

el amor a la Independencia y a la autonomía de la Nación Mexicana.